El sueño es clave durante tu entrenamiento ya que junto con tu dieta ayuda a tus músculos a recuperarse y a desarrollar nuevo músculo. El cuerpo produce hormonas para el crecimiento muscular cuando dormimos incluyendo la hormona de crecimiento; durante el sueño, el movimiento de la sangre aumenta promoviendo el crecimiento de tejido y la reparación del músculo. Durante otra etapa del sueño los músculos se relajan lo que puede aliviar la tensión y reducir los síntomas de algunos tipos de dolor crónico, de hecho muchos de los procesos de recuperación del cuerpo ocurren durante los momentos de tus horas de descanso.

Un sueño constante de siete a nueve horas durante la noche, te ayudará al proceso de sanación de tus músculos. La universidad de Harvard nos muestra las siguientes estrategias para dormir mejor:

 

Mantén una rutina consistente. Despiértate a la misma hora todos los días de la semana. Una hora de despertar consistente ayuda a tu cuerpo a marcar un reloj natural (esto es el ritmo circadiano, que es una de las principales maneras en las que tu cuerpo regula el sueño). Además de un horario para despertar, también se recomienda mantener un horario consistente para comidas, ejercicio y otras actividades esto le ayudará a tu cuerpo a mantener una rutina. Solo presta atención a las señales de tu cuerpo para encontrar un ritmo adecuado para ti.

 

Obtén luz de día. Despierta, sal de la cama, y obtén algo de luz solar. La luz es el principal regulador del reloj natural de tu cuerpo, y el exponerte a la luz en la mañana ayuda a marcar el reloj natural de tu cuerpo cada día. La luz natural es la mejor, intenta exponerte por al menos 20 minutos por la mañana.

 

Evita la cafeína tarde en el día.

 

Prepárate para la hora de dormir desconectándote de tus dispositivos. Evita las noticias y todos los dispositivos electrónicos al menos una hora antes de dormir. Ya que las noticias estimulan tu mente o pueden provocar miedo, haciendo más difícil que te puedas dormir. Puedes poner una alarma para saber a qué hora dejar de usar tus dispositivos.

-Los celulares, tabletas y todos les dispositivos, hacen más difícil que tu mente se apague, y la luz (aún la luz tenue) de los dispositivos puede retrasar la liberación de la hormona melatonina, interfiriendo con tu reloj biológico. Puedes ver algo relajante en la T.V. lejos de tu cama por tiempo limitado, puedes relajarte con un libro o escuchar música relajante.

 

Reduce la toma de alcohol. Aunque el alcohol puede ayudar a que duermas, te lleva a más problemas para dormir a lo largo de la noche.

 

Define una hora para dormir. Hay ciertas veces en la noche en la que tu cuerpo es capaz de dormir mejor que en otras. Si te sientes somnoliento pero tu cerebro está ocupado pensando, no puede apagarse e irse a dormir. Si tienes preocupaciones que no te dejan dormir, te puede ayudar escribirlas en un papel para poder revisarlas en la mañana.

 

Reduce el estrés. Antes de dormir puedes hacer técnicas de relajación, como la respiración lenta o el yoga.

 

Crea un ambiente cómodo para dormir. Cuida que tu cuarto esté fresco, totalmente oscuro y callado.

Pin It on Pinterest

Share This
× WhatsApp